Reservaciones al: Mexico: 01-800-262-9208 | USA - Canada: 1-800-472-6064

Turismo Arqueológico en Chihuahua

Arqueologia en Chihuahua - Mexico En el norte del país los sitios arqueológicos más numerosos e importantes se localizan en Chihuahua. Paquimé, cercano a Casas Grandes, fue una ciudad prehispánica muy anterior cronológicamente a Tenochtitlan, llegó a tener más de 10 000 habitantes y construcciones de hasta de 5 pisos, obras hidráulicas y comerciantes que llegaron hasta Mesiamérica, el Golfo de California y más allá del Cañón del Colorado. También existen restos de construcciones en cuevas y acantilados en la Sierra Madre.

Ciudad Madera

Ciudad serrana que se localiza a 174 km al noroeste de Cuauhtémoc, desde donde se puede partir hacia distintas zonas arqueológicas, como Las Cuarenta Casas, denominada así por su particular estilo arqueológico. Recorrer estas zonas es como remontarnos a otro tiempo; es ver, oír y sentir una cultura que vivió hace 900 años.

Rodeadas por la Sierra Madre estas zonas se encuentran a una distancia relativamente corta de Ciudad Madera; la más importante de ellas es la llamada Cueva Grande, en la cual sobresale la Cueva de las Ventanas, ubicada a 66 km de la ciudad, en el acantilado del arroyo el Garabato es una de las más complejas construcciones. A 46 km de ciudad Madera encontramos el Complejo Anasazi, dividido en dos áreas: la Cueva de la Serpiente, con catorce habitaciones en perfecto estado de conservación; el Cerro o Nido de Aguila también forma parte de este y está situado en un acantilado; la única casita que sigue en pie parece estar suspendida en el tiempo. El conjunto cuenta con un gran recinto para ceremonias, innumerables aposentos, graneros hechos con hierba enrollada cubierta de lodo y presenta una gran afinidad con sitios arqueológicos del suroeste de Estados Unidos.

Cuarenta Casas

El poblamiento actual estado de Chihuahua debió haberse iniciado a lo largo de la Sierra Madre Occidental, cuando grupos de recolectores se desplazaban desde el norte buscando las áreas donde abundaban las plantas comestibles. Uno de esos grupos produjo las primeras evidencias conocidas en La Cueva de las Ventanas, cuando aún carecía de las construcciones que ahora se ven. A medida que estos pobladores dominaban las técnicas agrícolas ocuparon las márgenes de los ríos y dieron origen a la cultura de Paquimé, en las cercanías de lo que ahora es Casas Grandes, Chihuahua. La ocupación más tardía de Las Cuarenta Casas ocurrió durante el apogeo de Paquimé (1205 a 1260 después de Cristo), fase que lleva el mismo nombre. De esta época datan las construcciones; es decir, cuando la zona de Las Cuarenta Casas se utilizó como punto intermedio para las rutas que el grupo paquimé estableció para comunicarse con las costas del Océano Pacífico y el Golfo de California.

Las Cuarenta Casas fue una guarnición que protegía los grupos afines establecidos en la región, además de salvaguardar las rutas comerciales. Sus pobladores cultivaron maíz y calabaza, su alimentación se complementaba con la cacería de especies menores –conejos– y con la recolección de plantas silvestres comestibles como bellotas, semillas de yuca y hojas de maguey. Lo anterior se comprueba por los restos que fueron localizados en las excavaciones arqueológicas. Paquimé, centro regional, debió tener frecuentes problemas con grupos vecinos hostiles, lo que explica la presencia de muchos puntos de vigilancia en áreas muy extensas. Asediado por esos grupos o quizás por problemas internos, el asentamiento decayó, fue abandonado y algunos de sus habitantes emigraron. Hacia 1340 después de Cristo, fue atacado intensamente y vencido por sus enemigos, quienes lo tomaron y destruyeron los santuarios como signo de dominio.

A la caída de Paquimé las rutas de comercio dejaron de funcionar, los grupos que las custodiaban dejaron de hacerlo y muchos de los sitios de la sierra fueron abandonados. Los habitantes de las cuevas del área de Las Cuarenta Casas se retiraron a las cercanías en busca de sitios de acceso más sencillo. La Cueva de las Ventanas fue reocupada, ocasionalmente, para celebrar ritos. Parte del grupo original que habitó el área de las cuevas, existía a la llegada de los primeros europeos, quienes nos dejaron algunos datos de sus costumbres; entre ellos se nombraban jovas, mismo con el que se referían a una familia amplia, ahora extinta.

Cueva de la Olla

Es un sitio arqueológico ubicado en el interior de un abrigo natural que forma parte de un conjunto de sitios semejantes, dentro del Valle de las Cuevas. La Cueva de la Olla recibió este nombre porque cuenta con una estructura redondeada que se encuentra al frente de las demás construcciones. Se trata de un granero de grandes dimensiones, cuya forma recuerda a la de una gran vasija. Cabe señalar que graneros semejantes fueron localizados en sitios dispersos en cuevas de la Sierra Madre Occidental.Una de las particularidades del Valle de las Cuevas es la presencia de un sitio donde se ha detectado una secuencia de ocupación muy larga. Ahí habitaron grupos humanos que utilizaban un ancestro del maíz que se remonta aproximadamente a 5500 a.C.

Mucho más tarde algunos grupos humanos que vivían fundamentalmente de la recolección de plantas silvestres entraron a la región desde el norte, siguiendo la Sierra Madre Occidental; utilizaron los vegetales, aprovecharon las especies animales menores, como los guajolotes; ocuparon la sierra y gradualmente se dispersaron a lo largo de los ríos, dando lugar a la llamada cultura de Paquimé o de Casas Grandes, cuyos primeros pobladores fueron recolectores en proceso de sedentarización. La Cueva de la Olla corresponde a una fase de ocupación anterior llamada Perros Bravos (950 a 1060 d.C.). En el área se han encontrado vestigios de la cultura mogollín, restos de cerámica de tipo sencillo y otros materiales de tipo suntuario, más escasos, propios de la cultura de Paquimé. Los constructores del sitio debieron ser aldeanos que además de aprovechar intensamente el medio ambiente, como puede verse en los vestigios localizados en los recintos, cultivaron el maíz, calabaza y frijol, para ello establecieron un sistema de aprovechamiento comunal. Debido a la necesidad de almacenar alimentos para la época de invierno edificaron el enorme granero que todavía puede verse en pie, aunque muy deteriorado. El grupo que habitó en la Cueva de la Olla debió estar formado al menos por 30 individuos que se organizaron para trabajar en las áreas más planas de la región, propias para el cultivo; dispusieron de agua corriente todo el año gracias al arroyo cercano y acumulando su producción en el granero, para proveerse durante por lo menos 170 días. Además consumieron productos silvestres como bellotas y palmas.

La Rencheria

El cimiento de este conjunto es toda una trinchera de piedra muy bien construida; muchos de los cuartos tienen las paredes y el techo negros por el hollín, y aunque en algunos vimos unas especie de chimeneas, probablemente no lo eran ya que no mostraban huella alguna de que hubieran hecho fuego en ellas. En uno de los cuartos pudimos ver la forma en que hacían el entretecho, con troncos de táscate y pino unidos y recubiertos con lodo. Este techo sostiene el segundo piso y se encuentra apuntalado con un tronco bastante grueso, todo negro por el hollín. El cuarto del segundo piso es amplio y contiene un cuartito, como si fuera para niños. En las paredes de una parte del conjunto existe una serie de pinturas del tipo paquimé, con motivos geométricos muy sencillos en color negro. El conjunto tiene un silo de forma circular que al parecer ha sido recientemente semidestruido. En estos silos se almacenaba maíz, y aún encontramos gran cantidad de olotes que datan de la época antigua.Los silos los hacían con paja de pino unida con adobe, a la cual le iban dando la forma circular. Nuestro guía aún recordaba que hace un par de años este silo todavía estaba completo. También localizamos un metate muy hermoso en perfecto estado, gran cantidad de fragmentos de cerámica y herramientas líticas.

Paquime

Paquimé fue un asentamiento prehispánico que influyó en el noroeste de la Sierra Madre Occidental; la mayor parte del oeste del Chihuahua y algunas áreas de Sonora, Arizona y Nuevo México. Se piensa que llegó a tener unos 3 500 habitantes, pero se desconocen su filiación lingüística y étnica.

El sitio es famoso por sus construcciones de adobe y sus puertas en forma de "T". De su extensión total sólo una fracción está cercada, y una menor excavada. Sus edificios tienen rasgos de la cultura de Oasis América y demuestra la destreza de los arquitectos prehispánicos. En el oeste de esta ciudad hay una hilera de estructuras construidas con relleno y piedra que probablemente estuvieron cubiertas con cal pintada; se piensa que éstas eran los centros ceremoniales.

Algunos investigaciones sostienen que Paquimé se desarrolló la cultura Salado de Oasis América. Otros afirman que fue resultado de la invasión de una elite del México central. Así se generó un puesto de comercio foráneo dedicado a la producción de plumas de guacamayas, al intercambio de conchas, cerámica, cobre, entre otras cosas.

Vuelos
Hoteles
Hotel + Avión
Autos
Tours
Traslados
Hotel + Avión
Fecha de Salida:
Calendar...
Fecha de Regreso:
Calendar...
Cuartos:
AdultosNiños
Cuarto 1:
Vuelos
Tipo de Viaje:
Origen:
Destino:
Fecha de Salida:
Calendar...

Fecha de Regreso:
Calendar...
AdultosNiños
Hoteles
Fecha de Salida:
Calendario...
Fecha de Regreso:
Calendario...
Renta de Autos
Entrega:
Fecha:
Calendar...
Hora:
Devolución:
Fecha:
Show Calendar...
Hora:
Tipo de Auto:
Tours
Seleccione un Destino:
Selecciona la Categoría:
Traslados
Seleccione un Destino: