Danzas de la Conquista y De Los Diablos – México

LA CONQUISTA
Los protagonistas de esta danza, que conmemora la conquista de la Nueva España, son, naturalmente, cortés, el conquistador español; la Malinche, una india que le sirvió de intéprete y con la cual convivio; y el emperedor indio Moctezuma, así como otros emperadores, en ciertos casos. Los danzantes llevan el rostro cubierto con máscaras o velos; los que representan a los españoles portan arcabuces aunque, por lo general, utilizan ropa moderna; los que hacen de indios llevan disfraces de rayón y penachos de plumas; frequentemente se distiguen los que hacen el papel de Caballeros Aguila y los que lo hacen de Caballeros Tigre, famosas órdenes guerreras de los aztecas. Van armados con arcos y flechas y a veces llevan maracas; parlamentan con los españoles y luego se enzarzan con ellos en furiosas batallas. La danza a veces finaliza cuando los españoles terminan por vencer a Moctezuma; en ocasiones, continua con el bautismo de los indios y termina en recocijo general. A veces se le conoce como danza de los Marqueses, devido al titulo de Marqués que adoptó Cortés, y se la puede ver en los estados de Michoacán y Jalisco, entre otros.

DANZA DE LOS DIABLOS
La danza de los diablos no es exclusiva de Santiago Collantes, pero la interpretación que de tal danza se hace en ese lugar es la más conocida.
Esta danza contiene elementos de orígen diverso. Algunos de ellos datan de la época Colonial, cuando surgieron las haciendas españolas en la Costa y emplearon la mano de obra de los esclavos negros. Los hombres y mujeres de raza negra fueron utilizados en las rudas jornadas de trabajo en el clima tropical de la Costa del Pacífico. Su fortaleza, considerablemente mayor a la de los indígenas, propició que muchos hacendados de la zona introdujeran esclavos negros que sustituyeron o se mezclaron con la población.
Aunque las guerras que independizaron al país de la Corona Española tuvieron como una de sus consecuencias sociales la abolición de la esclavitud, este logro no se llevó a cabo de manera efectiva inmediatamente, sobre todo en las zonas más alejadas y de difícil acceso, como las haciendas oaxaqueñas y guerrerenses de la Costa. Aún después del término del sometimiento de indios y negros a los regímenes de encomienda y esclavitud, cuando fueron contratados como jornaleros siguieron viviendo en circunstancias similares a las que tenían siendo encomendados o esclavos.
Durante el tiempo transcurrido desde que los negros fueron arrancados de su tierra y traídos a la Nueva España, hasta fines del siglo XIX, siempre conservaron elementos de identidad cultural que los unieron y les permitieron soportar el duro destino que la historia les asignó. Entre esos elementos, algunos son de carácter religioso y artístico.
Cuando a principios del presente siglo estalló la Revolución Mexicana, un gran grupo de negros “Tenangos” (gente andariega) huyó de su condición de jornaleros mal pagados en diversas partes del país y se dirigió hacia la Costa Chica en busca de medios para embarcarse y retornar a Africa. Debido a que era un grupo numeroso les fue difícil conseguir medios suficientes para partir, por lo que aceptaron la oferta del hacendado Dámaso Gómez, quien los empleó como jornaleros en una despepitadora de su propiedad . Ahí se quedó el grupo por algún tiempo, que se pensaba sería corto. Mientras tanto continuaron con sus ritos religiosos, principalmente en honor al Dios Ruja, entre los que música y danza tienen un lugar destacado.
Al poco tiempo llegó a Puerto Minizo un barco que transportaba a un grupo de sonorenses que huía de la guerra del norte del país. Se establecieron en la región y convivieron con los Tenangos, haciendo una mezcla interesante de tradiciones y costumbres que enriqueció sus formas de expresión, incluyendo a la Danza de los Diablos.
La Danza de los Diablos es un ritual dedicado al espíritu del Dios Negro Ruja, a quien honraban y pedían ayuda para liberarse de sus duras condiciones de trabajo, es por eso que al inicio de la danza se le invoca con respeto y reverencia.
Actualmente el concepto de adoración al Dios Ruja se ha reducido y sustituído por la veneración de los muertos, por lo cual se baila únicamente en el ritual católico de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos, los días 1 y 2 de noviembre. En un principio se acostumbraba que los danzantes recorrieran las casas donde había altares de muertos, en donde bailaban y comían. Luego se iban por las calles del pueblo hasta llegar a la calle principal encontrando finalmente un árbol frente al Palacio Municipal, que era el punto de reunión de toda la comunidad.
La danza se interpreta por un grupo de entre 16 y 20 personas que son todos los diablos, el jefe de éstos y la Minga, todos son danzantes masculinos. La influencia de los sonorenses es notoria tanto en el vestuario como en la ejecución de la danza. Los diablos se visten con ropas gastadas y rotas, en su mayoría de color café con flecos en los bordes. Usan paliacates rojos en diversas partes del cuerpo: en una mano, en la cintura en el cuello o en la cabeza. Todos llevan una máscara de madera con una cornamenta y pelo de crin y cola de caballo a manera de barba. El jefe de los diablos utiliza chaparreras y binza. La Minga usa una blusa tejida con un rebozo sobre los hombros, y una falda con flecos en la cintura y encajes blancos. Sostiene siempre una muñeca que representa a su hija.
En el desarrollo de la danza los diablos forman dos hileras. El jefe, junto con la Minga, bailan hacia atrás y adelante del espacio que queda en medio. Los pasos son rápidos y violentos. Frecuentemente se agachan para después pararse súbitamente, giran y se agachan nuevamente. En otras ocasiones realizan giros y rotaciones zapateando con fuerza el piso, cada vez más rápido de acuerdo al ritmo de la música.
El vestuario que utilizan, combinado con la altura y fortaleza de los negros, hace que den un espectáculo impresionante. En la región donde se practica la danza las madres cuidan a sus hijos pequeños cuando ven a los diablos recorrer las calles, ya que temen que se los lleven.
Una particularidad interesante es el tipo de instrumentos que se usan en la interpretación de la música de esta danza: una armónica, una quijada de res y un “teconte” (especie de tambor con el que se producen sonidos rítmicos por fricción de una vara larga con la piel que lo cubre).

Recibe nuestras noticias

Vuelos
Hoteles
Hotel + Avión
Autos
Tours
Traslados
Hotel + Avión
Fecha de Salida:
Calendar...
Fecha de Regreso:
Calendar...
Cuartos:
AdultosNiños
Cuarto 1:
Vuelos
Tipo de Viaje:
Origen:
Destino:
Fecha de Salida:
Calendar...

Fecha de Regreso:
Calendar...
AdultosNiños
Hoteles
Fecha de Salida:
Calendario...
Fecha de Regreso:
Calendario...
Renta de Autos
Entrega:
Fecha:
Calendar...
Hora:
Devolución:
Fecha:
Show Calendar...
Hora:
Tipo de Auto:
Tours
Seleccione un Destino:
Selecciona la Categoría:
Traslados
Seleccione un Destino:

Seguinos!